La  profesión de intermediario de crédito inmobiliario

La  profesión de intermediario de crédito inmobiliario aparece en un mundo cada vez más profesionalizado. Acudir a un intermediario hipotecario es una excelente manera de simplificar el proceso de la hipoteca. Los agentes o intermediarios de hipotecas informan sobre qué producto hipotecario es mejor para el cliente. Y trabajan con una variedad de prestamistas (bancos u otras entidades de crédito) para encontrar las mejores condiciones.

Los intermediarios hipotecarios tienen la capacidad de negociar con los prestamistas en favor de su cliente. Ello es una excelente manera de ahorrarle mucho dinero a largo plazo, puesto que los créditos hipotecarios suelen tener plazos de devolución muy dilatados.

El negocio hipotecario depende en gran medida de la relación entre intermediarios de crédito y prestamistas. Los prestamistas confían en los intermediarios como proveedores de solicitantes de operaciones de préstamo.

La profesión de intermediario hipotecario está totalmente regulada. Estos agentes cuentan con la autorización del Banco de España para ejercer esta labor y figuran en un registro especial de intermediarios de crédito inmobiliario. Una de las condiciones para el registro y ejercicio de la actividad es la de suscribir un seguro de responsabilidad civil de intermediario de crédito inmobiliario. Este seguro aporta tranquilidad a los clientes del intermediario ya que responde de los errores u omisiones profesionales que pudieran causar un perjuicio económico a su cliente. La póliza de seguro es solicitada por el Banco de España al intermediario obligatoriamente. Como hemos dicho, responde de las actuaciones del agente, incluso después de haber cesado en la actividad, si este hecho se produjera.

Resumen de las ventajas de acudir a un intermediario de hipotecas

En síntesis, los corredores de hipotecas trabajan con una variedad de prestamistas y trabajan para su cliente. Encuentran el mejor producto hipotecario para él y lo ayudan en la gestión de adquisición del préstamo. Lo ayudan a elegir las mejores condiciones de hipoteca. Y, finalmente, como hemos señalado, el cliente está protegido por la legislación; ya que a labor del intermediario está regulada y controlada por el Banco de España y se protege al cliente mediante una póliza de seguro de responsabilidad civil profesional.

Contis Seguros – La profesión de intermediario de crédito inmobiliario